El pie diabético es altamente sensible y cualquier molestia se requiere atender de forma inmediata por un médico especialista en pie diabético.

A este tipo de especialistas se les llama podiatra.

Un podiatra es un médico capacitado que se especializa en problemas que involucran pies y tobillos.

Y deberás visitar a un podólogo si tienes dolor en el pie o enfermedades relacionadas con el pie especialmente si tienes diabetes.

Nombra cualquier parte del cuerpo (orejas, nariz, ojos, corazón) y puedes encontrar un médico que se especialice en tratarla.

Los doctores que se enfocan únicamente en los pies y tobillos se llaman podólogos o doctores en medicina podiátrica.

Los podólogos hacen muchos de los mismos procedimientos que otros médicos, como realizar una cirugía, tomar radiografías y recetar medicamentos.

También consultan sobre cuestiones que tu médico primario podría no tener, como analizar la forma de caminar y prescribir inserciones especiales para tus zapatos.

¿Cuándo ver a un podólogo?

Aunque un médico familiar puede ser una opción razonable para tratar algunas afecciones comunes del pie, tu médico de atención primaria puede referirte a un podólogo.

Debido a que varias afecciones graves como la diabetes y la enfermedad arterial periférica pueden aparecer primero en los pies, un podólogo que detecta una enfermedad más extendida puede recomendarte que consultes a un internista u otro médico para tratar este problema subyacente.

Encontrar el podólogo adecuado

Aquí hay algunos consejos a tener en cuenta y preguntas para hacer cuando planees ver a un podólogo para el dolor en el pie u otros problemas de los pies:

  • Encuentra un un buen doctor. Es una buena idea buscar un podólogo afiliado a la Federación Mexicana de Podólogos y Podiatras A.C., al igual de que dicho médico sea una persona que te responda preguntas, te trate con cortesía y te dedique tiempo para explicarte y educarte sobre el problema que estás teniendo.
  • Pregunta sobre sus credenciales y áreas de experiencia. Al igual que otros médicos, los podólogos tienen áreas de especialización. Tratar una uña encarnada es una cosa; buscar a un cirujano para eliminar ese juanete doloroso es otro. Querrás entonces a alguien con experiencia en tu problema particular, especialmente si se trata de una enfermedad potencialmente mortal como la diabetes.
  • Llevar una lista de tus medicamentos. Anota todos los medicamentos que tomas en una ficha o lleva el mismo medicamento contigo para que el podiatra sepa las dosis y la frecuencia con que las tomas. Al revisar tus medicamentos, el podiatra puede obtener más información sobre cualquier condición de salud que puedas tener. Además, debido a que un podiatra puede recetar medicamentos, querrá asegurarse de que las recetas nuevas no interfieran con las que ya estás tomando.
  • Usa o llevas tus zapatos habituales. Es útil que el médico vea los zapatos que usas normalmente, especialmente si tienes dolor en el talón u otros problemas que involucren estructuras dentro de tu pie. Si alguien trae un zapato que llevan puesto durante un buen período de tiempo, el podiatra podrá inspeccionar el patrón de desgaste. La forma en que caminamos es tan única para cada uno de nosotros como nuestras huellas dactilares. Los zapatos a menudo pueden proporcionar una buena información y buenas pistas sobre cuál es la fuente o la causa del problema.

Finalmente el lavarse los pies y ponerse calcetines nuevos antes de dirigirse al podólogo, siempre será apreciado por el especialista.