El virus de la gripe H1N1 no ha demostrado ser tan mortal como se predijo originalmente, pero ciertos subgrupos de personas parecen experimentar síntomas más severos del virus que otros.

Como una generalización, la infección por la gripe H1N1 causa una enfermedad más grave en niños pequeños, mujeres embarazadas y personas con problemas médicos subyacentes.

Las personas mayores de cincuenta años son las menos propensas a desarrollar una infección por H1N1, probablemente porque tienen inmunidad a algún aspecto del virus.

Solo un pequeño porcentaje de las personas hospitalizadas con el virus de la gripe H1N1 pertenecen al grupo de edad de más de cincuenta años.

Ahora, un estudio publicado en el American Journal of Roentgenology muestra que algunas personas que se enferman gravemente a causa del virus de la gripe H1N1 desarrollan complicaciones pulmonares que incluyen coágulos sanguíneos, una afección conocida como émbolos pulmonares.

Para mostrar esto, los investigadores observaron las radiografías de pulmón de 66 pacientes ingresados en el hospital con infección por gripe H1N1.

Encontraron que cinco de los pacientes con radiografías de tórax anormales que posteriormente se analizaron con una tomografía computarizada de los pulmones mostraron evidencia de coágulos sanguíneos o embolias pulmonares.

Este es un hallazgo inusual en una enfermedad tipo influenza y sugiere que las personas que se enferman gravemente con el virus H1N1 pueden estar en riesgo de sufrir esta peligrosa complicación.

Si estos coágulos de sangre se pueden encontrar lo suficientemente temprano, pueden tratarse con medicamentos anticoagulantes para romper los coágulos, de modo que se pueda restablecer la función pulmonar normal.

Aunque la mayoría de las personas con el virus de la gripe H1N1 no se enfermarán lo suficiente como para requerir hospitalización y no corren el riesgo de formar coágulos de sangre, este estudio muestra la importancia de buscar atención médica inmediata ante el primer síntoma de una enfermedad similar a la gripe.

Si se diagnostica temprano, se pueden usar medicamentos antivirales para reducir el riesgo de complicaciones pulmonares graves.

Vemos entonces la importancia de estar al pendiente ante cualquier complicación de una gripe y en especial si se trata de la gripe H1N1 por lo que es recomendable hacerse estudios de laboratorio médico de referencia para identificar cualquier complicación.

En México ya ha comenzado la campaña para reforzar y prevenir a través de vacunas este problema, principalmente en los grupos de alto riesgo como niños pequeños y mujeres embarazadas; pero si se desarrollan síntomas pulmonares graves en alguien, necesitan atención médica inmediata.

¿La línea de fondo? La infección por la gripe H1N1 puede causar complicaciones pulmonares inesperadas, especialmente en grupos de mayor riesgo, como niños pequeños, mujeres embarazadas, ancianos y personas con otros problemas médicos.

Esto hace que sea aún más importante buscar atención médica a la primera señal de enfermedad similar a la gripe, especialmente para aquellos que caen en una categoría de alto riesgo.

Mientras tanto, el mejor plan es comer saludablemente, lavarse las manos regularmente y dormir lo suficiente para ayudar a reducir el riesgo de infección por el virus de la gripe H1N1.