Coworking es una palabra nueva para mí, nunca la había escuchado y antes de hacer la investigación que realicé hace un par de días para informarme, no sabía nada de estos lugares, pero lo irónico es que ya había estado en uno de ellos, cuando buscaba un nuevo empleo y yo ni sabía que los lugares así se llamaban de esa forma. Antes de empezar a contarles cómo es el coworking que visité, déjenme explicarles lo que es. Coworking es un modelo de trabajo en el que varios emprendedores o pequeñas y medianas empresas están establecidas para realizar sus labores diarias, para así ahorrarse dinero en lo que continúan con su crecimiento.

Hace un par de años estaba buscando cambiarme de trabajo, así que empecé a buscar en las bolsas de trabajo uno que se acoplara a lo que quería. Fue entonces que encontré una empresa de inbound marketing que estaba buscando un socio, así que envié mi currículum y me citaron para una entrevista. El lugar era una coworking Polanco, aunque del lado de la zona industrial, donde no es tan bonito como del lado de Carso. Un portón viejo y oxidado me recibió, lo que no me causó la mejor impresión, después accedí al estacionamiento, el cual tenía las paredes descarapeladas y el ánimo de seguir en dicho lugar seguía disminuyendo. Pero todo cambió cuando entre a las instalaciones. El lugar se parecía a las oficinas de Google pero más pequeñas y modestas, una secretaria me recibió y me pidió mi nombre y el de la persona con la que me iba a entrevista, así que hizo un par de llamadas y me pidió que esperara en la sala. Ahí había sillones muy cómodos, de piel y estaban acomodados para que lo primero que veas sea todos los clientes para los que trabajan las distintas empresas que ahí laboran. Además presumen en grande que la mayoría son partners de Google.

Al entrar a la oficina para la empresa que iba a trabajar, éste era un lugar muy pequeño pero que se ajustaba a las personas que conformaban la start-up. No necesitaban más y tenían lo necesario como computadoras, escritorios y una mesa redonda para juntas. Después de las preguntas y un pequeño ejercicio que me hicieron, salimos a dar un pequeño tour por las instalaciones. El espacio más grande es donde se encuentran todas las oficinas distribuidas, unas son más grandes que otras y esto hace que su precio de renta incremente o disminuya. Las ventanas pueden ser grandes, algunas tenían paredes de cristal, otras carecían de ellas. Todo dependía de la zona en la que se encontrara. También había salas de juntas para todos los socios del coworking y espacios para realizar trabajos de producción audiovisual.

Frente al área de oficinas había una zona recreativa, la cual estaba tapizada con pasto artificial. En ella habían diversos tipos de sillones, sillas e incluso una hamaca sostenida por dos palmeras artificiales. También había televisiones con videojuegos. A un costado había una cafetería una pequeña zona donde había unas máquinas expendedoras. El lugar feo que se veía por fuera, dejó de serlo al ingresar a sus instalaciones, las cuales me dejaron maravillado. No quise quedarme en el trabajo por el sueldo que me ofrecían, por si estaban con el pendiente.